8 hábitos negativos en tus finanzas personales que pueden afectar tu negocio

Categoría

April 1, 2024

Supongamos que tienes un negocio y después de cierto tiempo piensas que el dinero que ingresa no es suficiente; revisas y notas que no hay nada de raro, el dinero sí entra, pero a ti no te alcanza, luego al investigar el por qué está sucediendo esto te encuentras con que has estado realizando compras personales exprés en exceso y no te habías dado cuenta; ¡eso significa que tienes hábitos negativos financieros! ¿Sabías que estos podrían estar impactando a tu negocio y que por ello no esté prosperando como debería?

Por eso en esta nota te daremos 8 malos hábitos que debes considerar para que mejores tus finanzas personales y así tu negocio tenga un equilibrio financiero satisfactorio.

¿Y tu presupuesto?

El hábito negativo. No saber cuánto dinero tienes o en dónde “se te fue tan rápido”

¿Qué hacer? Controla y registra tus gastos

Elaborar un presupuesto es una clave fundamental para tener finanzas saludables; con este podrás identificar cuáles son tus gastos fijos personales y en dónde podrías recortar gastos o bien ahorrar e invertir; es decir, podrás armar diferentes estrategias para ayudarte a crecer ese ingreso y detener esa “filtración” de tu dinero en demasiados gastos hormiga.

Todo se te va en gastos hormiga

El hábito negativo. Dejar que las pequeñas compras innecesarias sean frecuentes e imparables

¿Qué hacer? Identifícalos, prioriza y elimina

Reflexiona: ¿Ese cafecito diario de la cafetería es imprescindible?; quizá no salgas a cenar todos los días, pero ¿Qué tal si en esa salida semanal te gastas más de lo que pensabas? Son esas pequeñas fugas (diarias o no) que después ya no son tan pequeñas y terminan siendo un gasto muy grande sin que te des cuenta.

Como muchos son “antojos” puedes eliminarlos; una manera fácil de hacerlo es poniéndote metas y objetivos: para que esos gastos no se coman tu presupuesto haz una lista de cuáles eliminar y cuáles puedes limitar.

¿Y tu ahorro?

El hábito negativo. No apartas un porcentaje de tus ingresos para ahorrar

¿Qué hacer? Poner un objetivo que te incentive para no “vivir sólo en el momento”

Obsérvalo desde este punto de vista: no ahorrar limita tu capacidad para obtener aquello que quieres lograr para mejorar tu calidad de vida (incluyendo tu negocio). Si no ahorras y gastas más de lo que ganas, estarás generando informalidad y descuido en tu economía, provocando pésimos resultados para tus finanzas personales (y en tu negocio).

Gastas lo que no tienes

El hábito negativo. Malgastar dinero que podría servirte en el futuro

¿Qué hacer? Cambia tu estrategia de gasto

Quizá aquello en lo que estás pensando en gastar realmente no te hace falta: vivir constantemente en el límite de tu capacidad financiera terminará por impactar de manera negativa en tu economía que puede venirse abajo, deteriorando el equilibro económico de tu negocio. Los buenos hábitos como el registro de tus gastos y el presupuesto permitirán que no atraigas consecuencias y malgastos que bien podrías destinar al ahorro.

Utilizas de manera desproporcionada tus tarjetas de crédito

El hábito negativo. Usas mucho el “compro hoy y pago después”

¿Qué hacer? Mejor elimina las tarjetas de crédito

Si tienes muchas tarjetas de crédito, no pagas tus cuotas a tiempo o siempre pagas con ellas porque “ya no te alcanza”, te tenemos una noticia:  las tarjetas de crédito no son para ti.

Es verdad que son una herramienta útil cuando se tiene una certeza clara de cómo utilizarlas, pero también se adquieren responsabilidades: si eres de las personas que compra más cuando tiene a su disposición una tarjeta de este tipo mejor opta por una de débito y no te ahogues en deudas y pagos interminables que quizá podrías haber evitado.

Ignoras qué es la Educación Financiera

El hábito negativo. Ignorar los términos más frecuentes utilizados en el ámbito financiero.

¿Qué hacer?

Tomar decisiones sin que tengas bien en claro si son o no las adecuadas porque desconoces los términos financieros, puede acarrearte consecuencias negativas.

Si dominas y tienes una educación financiera óptima tendrás mejores oportunidades de tomar decisiones basadas en la información correcta que llenarán de bienestar tu bolsillo y enriquecerán tu calidad de vida.

No previenes

El hábito negativo. No pensar en que algo grave pueda suceder

¿Qué hacer?  Tener un fondo de emergencias

Cualquier imprevisto de emergencia médica o de otra índole puede ser muy duro si no cuentas con un respaldo en el que puedas apoyarte; por eso es importante que prevengas: contempla en tu presupuesto un fondo de emergencias que te ayudará a enfrentar alguna situación de riesgo sin atraer consecuencias negativas en tus finanzas. Si lo crees pertinente, puedes contratar el servicio de alguna compañía aseguradora con un seguro que tenga rangos de cobertura amplios para que te proteja tanto a ti como a tu familia e incluso a tu negocio.

¿Ya revisaste tus estados de cuenta?

El hábito negativo. Olvidar revisar tus estados de cuenta mensuales

¿Qué hacer? ¡Ponte un recordatorio! Programa tus revisiones

Los documentos que te ayudan a verificar y controlar todos los consumos que realizas de manera mensual son los estados de cuenta tanto de tus tarjetas de débito como de crédito: transferencias, saldo disponible, depósitos, tarifas, etcétera. Si tienes duda de cómo estás gastando tu dinero, precisamente los estados de cuenta te ayudarán para que utilices tus recursos de una mejor manera evitando sobre endeudarte.

Identificar los malos hábitos te ayudará a tener control de tus finanzas personales y de paso de tu negocio.

¿Reconociste alguno de esos hábitos en tu vida? ¡No te preocupes! Como todos los buenos hábitos, se requiere de tiempo y esfuerzo para poder asumirlos en la vida cotidiana; el orden va de la mano con el uso adecuado de tus finanzas personales: cuando lo manejes atraerás grandes beneficios y recompensas que se verán reflejadas tanto en tu vida personal como en tu negocio. ¡Tú puedes!

Comparte:

También puede interesarte:

4 ventajas de los créditos para ti y tu negocio.

Ya sea por una mala experiencia crediticia de tus amigos o de algún familiar, desinformación o simple renuencia, es muy normal que le tengas miedo a los créditos.

Créditos para mujeres emprendedoras

Sabías que de acuerdo al IMCO (Instituto Mexicano para la Competitividad) una emprendedora mexicana promedio tiene entre 25 y 44 años

Consideraciones antes de elegir un crédito

Según el INEGI, las mujeres tienen poco acceso al crédito para sus emprendimientos: solo 13 de cada 100 establecimientos obtuvieron un crédito o financiamiento.
Si ya eres parte de MetaFinanciera,
¡Descarga la app!